FEDERACION ESPAÑOLA DE MUNICIPIOS Y PROVINCIAS

24 Noviembre 2017

“Es necesario que el medio ambiente sea una prioridad presupuestaria, como sanidad o educación”

Mayo, Logroño y Economía Circular son la terna entre la que se trenza esta conversación con el Consejero Delegado de Ecoembes, Óscar Martín. El escenario de fondo es TheCircularLab, el laboratorio que esta empresa bandera del reciclaje abre en la capital riojana para promover “el comportamiento responsable y la investigación basada en la innovación y el emprendimiento verde, y desde donde acercaremos la economía circular a la ciudadanía”. Ahora en Logroño, pero aún con sabor sevillano, hablamos de Economía Circular con este biólogo que suele retratar este concepto diciendo que “la basura es un invento humano”. Óscar Martín, Consejero Delegado de Ecoembes



En marzo se firmó la Declaración de Sevilla con la que se dejaba y deja meridianamente claro que los municipios son la llave de la Economía Circular. Ahora en mayo hay un ejemplo de ello con la apertura en Logroño de TheCircularLab.

Reflexionemos juntos respecto a por qué hemos de ir a la economía circular, por qué hay que implantarla.


Estamos agotando nuestros recursos y el cambio climático es una realidad que muestra sus efectos de una forma cada vez más evidente. En las últimas décadas, hemos asistido a un proceso de evolución como nunca antes habíamos experimentado. Sin embargo, no ha sido un desarrollo orgánico, y esto ha provocado que la situación actual de nuestro planeta sea insostenible.

Ello nos obliga a repensar el modelo de desarrollo sobre el que estamos asentando nuestro progreso, y sólo hay cabida para aquel crecimiento que, además del ámbito económico, contemple también el social y el medioambiental. Ésta es la idea que nos inspira a todos los que, como hacemos en Ecoembes, trabajamos por el cuidado del planeta. Y esta idea es el motor que impulsa a la economía circular. El desarrollo de este nuevo paradigma económico, donde la colaboración público- privada cobra además especial valor, no sólo nos ayudará a conservar el planeta, sino que también mejorará la eficiencia en los procesos e impulsará la creación de empleo. Desde Ecoembes estamos convencidos de las ventajas que acompañan la introducción de la economía circular: reducción de costes, prestación de servicios de mayor calidad para la ciudadanía, mejora basada en la innovación tecnológica, aprovechamiento del know how del sector privado en áreas de mayor especialización y flexibilidad en la gestión de procesos, entre otros.

A partir de estas premisas que acompañan a la economía circular, pensamos que los procesos productivos deben mirar al futuro y basarse en el aprovechamiento de los residuos, convirtiéndolos en recursos, en el fomento de la prevención y en la apuesta por la innovación a la hora de impulsar el tejido industrial y el empleo verde. El futuro de nuestro planeta así lo requiere.

Coincidimos, y en Sevilla quedó claro con la Declaración a la que siguen adhiriéndose Ayuntamientos, que los municipios son la llave de la economía circular. Explíquenos su porqué

Alcanzar este paradigma exige un compromiso global que implique a todos los agentes sociales. Administraciones, ciudadanos y empresas tenemos la capacidad –y la responsabilidad- de trabajar de forma conjunta para ello.

En este punto, cabe destacar la capacidad de los municipios tienen para ello. Según cifras del Banco Mundial, más del 90% del crecimiento en países en desarrollo tiene lugar en las ciudades y se prevé que para 2050 un 70% de la población mundial resida en núcleos urbanos. Ello les convierte en un motor imprescindible para alcanzar esa transformación social tan necesaria.

Por ello, la Unión Europea se ha puesto manos a la obra y ha establecido el marco Horizonte 2020 para mejorar aquellas áreas urbanas importantes. Cabe destacar que en España somos líderes en esta materia: junto con Gran Bretaña e Italia, somos el Estado miembro de la Unión Europea con mayor número de smart cities, y ciudades como Madrid, Barcelona, Vitoria o Santander se han convertido en pioneras mundiales.

Una apuesta que se extenderá a la totalidad del país gracias a iniciativas como el Plan Nacional de Ciudades Inteligentes del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, que ya ha movilizado 190 millones de euros y cuyo objetivo es impulsar en España la industria tecnológica de las Ciudades Inteligentes para ayudar a las Administraciones Locales en los procesos de transformación digital, dando pasos que faciliten así el cambio de modelo.

Por rasear lo más posible la reflexión: ¿cómo se hace para poner en marcha la Economía Circular, qué deben hacer las Entidades Locales, no ya para implantarla, sino para ponerla en funcionamiento?


Las Administraciones Locales juegan un papel clave para la consecución de los objetivos medioambientales previstos en la UE y para la aplicación de políticas estatales y europeas que materialicen la economía circular. En este sentido, desde el ámbito local, la Administración Pública puede materializar las directrices impulsadas desde Europa a través de su apuesta por una contratación ambientalmente sostenible y que integre la sostenibilidad en todas las fases del proceso. Asimismo, debe establecer medidas que favorezcan y estimulen la creación de proyectos de emprendimiento verde. Y en lo que se refiere a la gestión de residuos, la Administración Local puede contribuir notablemente a alcanzar los objetivos globales de reciclado, ya sea promoviendo que los modelos de recogida selectiva -que han demostrado ser eficaces para los envases- se extiendan a otros flujos, o implantando medidas fiscales como el pago por generación. Tanto en clave nacional e internacional se puede encontrar ejemplos que materializan la economía circular. En el caso de España, lo hemos podido comprobar en la reciente jornada de Economía Circular en Sevilla, donde se han analizado las diferentes estrategias de las Entidades Locales a la hora de implantar este nuevo paradigma. Allí, hemos visto como el Ayuntamiento de Sevilla ha impulsado una serie de medidas como el Plan de Acción por el Clima y la Energía de Sevilla (PACES), la red de carriles bici, los huertos urbanos, las cláusulas sociales y medioambientales incluidas en los contratos con el Ayuntamiento y sus empresas y organismos autónomos o la apuesta por grandes zonas verdes.

¿Y el papel de los ciudadanos, de la gente, cuál debe ser, qué tienen, o qué tendrían que hacer?

Hasta la llegada de la economía circular la ciudadanía mantenía un rol pasivo, basado en su papel como consumidor. Pero en esta nueva realidad económica, donde las personas están hiperconectadas, el ciudadano tiene la capacidad de ser productor o prescriptor. La ciudadanía tiene así nuevas herramientas para que otros aprovechen, su talento o sus activos, y hacer un uso más eficiente de sus recursos disponibles. El ciudadano está en el centro de este modelo.

Desde Ecoembes creemos firmemente en el papel protagonista del ciudadano y en el poder de la colaboración, que es el elemento que debería definir nuestra conducta como ciudadanos. Apoyar y participar en el reciclaje de envases y favorecer la implantación de un modelo de consumo responsable no debe ser visto sólo como una decisión individual, sino también como un gesto de responsabilidad con la sociedad y con nuestro entorno natural.

Está claro que es vital implantar y poner a funcionar la Economía Circular. Pero, ¿cómo se financia todo esto?

Las Administraciones Locales realizan grandes esfuerzos por impulsar la economía circular. Sin embargo, debemos ser conscientes de la limitación de recursos a la que deben hacer frente en su apuesta por el medio ambiente. El nuevo paradigma social y económico añade una presión todavía mayor sobre las arcas públicas ante la necesidad de destinar más recursos financieros para la protección del medio ambiente. Si bien puede sonar utópico o idealista, es necesario conseguir que el medio ambiente se convierta en una prioridad presupuestaria que esté al nivel de la sanidad o la educación, porque de nada nos servirá tener una sociedad cada vez más longeva o mejor formada si no tenemos un futuro que ofrecerles.

Y en este sentido es necesaria una relectura de cómo se financian las infraestructuras y servicios urbanos. La gestión de los residuos, bajo un modelo de colaboración público-privada, sería un buen ejemplo. Y, en concreto, el modelo de responsabilidad ampliada del productor (RAP) a través del que Ecoembes gestiona los envases domésticos, se presenta como un magnífico compañero de viaje en este camino hacia la economía circular.

En nuestro caso, somos una organización que tiene activos un total de 104 convenios de colaboración con Administraciones Públicas, en todas las Comunidades Autónomas. Al mismo tiempo, mantenemos un compromiso con las Entidades Locales a través de la dotación de herramientas y recursos que favorezcan el desarrollo de la economía circular. Así, desde nuestra organización realizamos estudios de calidad de servicio; seguimientos de rutas y caracterizaciones para mejorar la eficiencia de los servicios; y mantenemos una revisión continua de los ratios de recogida y selección, para establecer propuestas de mejora.

Por otra parte, y conscientes del papel clave que tiene la innovación para mejorar y fomentar el cambio de modelo, desarrollamos proyectos que bajo este prisma nos ayudan a construir y reforzar el soluciones que garanticen un futuro sostenible. Proyectos abiertos a la colaboración, ese rasgo intrínseco a la economía circular y sobre el que venimos trabajando desde hace casi 20 años en Ecoembes. En este sentido, vamos a implantar en la ciudad de Logroño The- CircularLab. Un espacio a través del que promovemos el comportamiento responsable, la investigación basada en la innovación y el emprendimiento verde y desde donde acercaremos la economía circular a la ciudadanía, entre otros. Durante los próximos cuatro años, destinaremos una inversión cercana a los 10 millones de euros a este proyecto y crearemos 40 puestos de trabajo in situ.

Estaremos en Logroño e informaremos de la inauguración de esa innovadora apuesta. Dos últimas preguntas, Oscar Martín, a modo, casi, de corolario final.

Si yo le digo economía circular, usted qué me dice…


Es un modelo que se inspira en el funcionamiento de la naturaleza, y que apuesta por reducir, reutilizar, reparar y reciclar como ejes básicos sobre el que fundamentar el desarrollo social, ambiental y económico.

Finalmente, denos algún ejemplo de economía circular

Sin ninguna duda, Ecoembes. La economía circular ha formado parte de nuestro espíritu desde el origen de nuestra organización. Somos un ejemplo claro y efectivo de economía circular. Llevamos casi 20 años trabajando de la mano de 46 millones de ciudadanos, 8.000 Ayuntamientos y 12.000 empresas, y, apostando por una mejora constante de nuestro entorno, buscando la eficiencia en la gestión de los residuos de envases domésticos e invirtiendo en innovación. Hemos defendido no sólo la importancia, sino la necesidad, de convertir los residuos en recursos, a través del reciclaje, como vía para asegurar un futuro sostenible. Y lo hemos hecho desde la educación, la innovación y la colaboración. Y gracias a esto hemos conseguido que en nuestro país se recicle cerca del 75% de los envases domésticos, logrando así reintroducir al ciclo productivo más de 16 millones de toneladas de materias primas provenientes del reciclaje de envases, contribuyendo a ahorrar agua y energía, y creando 42.600 puestos de trabajo. 
 
Oscar Martin

Oscar Martin

Laboratoria de Economía Circular

Laboratoria de Economía Circular

Carta Local nº 306, octubre 2017.pdf