FEDERACION ESPAÑOLA DE MUNICIPIOS Y PROVINCIAS

25 Febrero 2020

Financiación y competencias son las tareas de este mandado

«La FEMP es un lugar de acuerdos, somos un modelo de acuerdos y coexistencia». A partir de ese pilar, el reelegido Presidente de la FEMP, y Alcalde de Vigo, Abel Caballero, recorre con Carta Local la hoja de ruta de este mandato 2019-2023: financiación; competencias, despoblación; transición ecológica, «somos decisivos»; los mayores, y su soledad; los jóvenes, «tienen que estar en el proceso de construcción de la ciudad; tenemos que hacer que sientan que la ciudad es de ellos». Retos y objetivos para un nuevo tiempo que debe consolidar lo que Caballero enmarca: «Somos Estado. Sin duda. Y cada vez más, cada vez jugamos más ese papel. Los Gobiernos Locales somos la institución con mayor nivel de cumplimiento en el conjunto de España».



Hace cuatro años, al empezar el mandato anterior, le preguntábamos qué balance le gustaría que quedase al terminarlo. Su respuesta fue: “Simplemente, Caballero no lo hizo mal”. ¿Se cumplió, qué balance hace del mandato pasado? 

Creo que trabajamos bien. La FEMP somos Alcaldes y Alcaldesas de diferentes colores políticos que compartimos un proyecto, y esos cuatro años pasados han sido años de consolidación de muchas cuestiones en el ámbito de la política local, cuatro años de acción intensa para avanzar en proyectos de financiación, en proyectos de competencias, en la resolución de problemas que traíamos desde la crisis anterior. Han sido cuatro años de avances muy importantes. 

Terminó el mandato y en el XII Pleno fue reelegido Presidente de la FEMP al frente de una Junta de Gobierno, la actual, que integra a cinco formaciones políticas, dos más que la anterior. ¿Es una buena foto, un buen reflejo del tiempo que vivimos? 

Es lo que mandaron los ciudadanos y, por tanto, es así. Los ciudadanos diversificaron el voto, dieron entrada a diferentes grupos políticos y, por tanto, tenemos que administrar lo que los ciudadanos mandataron. Yo confío en que, al igual que hasta ahora hemos sido capaces de alcanzar unanimidades, en la FEMP sigamos manteniendo esa unanimidad. La FEMP es un lugar de acuerdos. 

Lugar de acuerdos ¿Ese modelo, desde la pluralidad, cree que debería extenderse, cree que es un modelo aplicable a otros ámbitos? 

En eso ya no entro. A mí me gusta que haya acuerdos unánimes: la FEMP es un lugar de acuerdos porque es una institución que compartimos Alcaldes y Alcaldesas de diferentes colores políticos, y la clave de esto está en que seamos capaces de acordar para lograr un avance global del municipalismo. Creo que se está consiguiendo bastante bien. Somos un modelo de coexistencia y acuerdos. 

Vamos con hoja de ruta para este mandato 2019-2023, con planes para estos cuatro años. ¿Objetivo uno, desde su punto de vista? ¿Qué y cómo? 

El primer objetivo es el inmediato: arreglar los problemas que tenemos pendientes en la financiación, que quedaron colgados porque el Gobierno de Pedro Sánchez, aunque dio avances, no pudo operar con capacidad total al estar en funciones. Hicimos avances en techo de gasto, se nos contempló en el ámbito de reinvertir el superávit y se reconoce nuestro buen gobierno, en términos de economía. Además, en lo relacionado con las consultas se realizan en el mismo plano con los Presidentes Autonómicos y con el Presidente de la FEMP. Tenemos también avances en el capítulo primero y en la forma de llevar adelante el personal.... Creo que estamos avanzando. Ahora hay que consolidarlo y seguir avanzando más.

¿Objetivo dos: qué y cómo? 

Tiene que ser ir preparando nuestras competencias, ir trazando con qué competencias y hacia dónde queremos ir, de qué forma y, por tanto, ya, una nueva financiación. Y la nueva financiación sí que tiene que ser, en el mismo tiempo y forma que la de las Comunidades Autónomas. Yo creo que en este momento la FEMP, y, en suma, la política municipal, ya está en el contexto de la política del país, ya jugamos ese papel. Ahora hay que ir consolidándolo en logros específicos y esa es la tarea de estos cuatro años.

Lo apunta en su respuesta y lo viene, y venimos, repitiendo continuamente: somos Estado. Como Alcalde de Alcaldes ¿lo percibe de verdad, siente que los Ayuntamientos somos Estado? 

Sin duda. Y cada vez más, cada vez jugamos más ese papel. Y el hecho de que los Ayuntamientos hayamos cooperado con nuestro superávit en las cuentas del Reino de España para cumplir los requisitos de Bruselas nos refuerza, porque los Ayuntamientos cumplimos techo de gasto, cumplimos deuda, cumplimos superávit y, en general, pagamos rápidamente. Somos la institución con mayor nivel de cumplimiento en el conjunto de España. 

Financiación y competencias es lo que ha fijado como objetivos principales. De forma transversal hay otros asuntos de especial importancia para las Entidades Locales como son, por ejemplo, la despoblación y la transición ecológica, el medio ambiente. ¿Qué nos puede decir de estas dos cuestiones, qué se va a hacer desde la FEMP y qué papel deben jugar al respecto los Gobiernos Locales? 

En efecto, aparecen algunos valores nuevos y muy importantes. Uno es la despoblación, la “España Vaciada” que se dio, finalmente, en llamar. Y ahí tenemos que fijar población al territorio, dar capacidad para que alguna gente permanezca en municipios más pequeños porque, si no, vamos a sufrir la desertización. Hay que trabajar. Sí conviene recordar que esta cuestión, el reto demográfico, la lanza inicialmente la FEMP porque somos conscientes de que el problema está ahí, muchos Alcaldes y Alcaldesas nos lo transmiten, que actuar es una necesidad. Ante la España Vaciada el objetivo tiene que ser conseguir que la gente permanezca en sus municipios, que tenga empleo y una cierta capacidad de conectarse con otras zonas, que tenga calidad de vida, posibilidades de acceso al desarrollo cultural, al desarrollo deportivo, al desarrollo educativo de las familias... Y ese es un gran reto que tenemos pendiente. 

En cuanto a la transición ecológica, con la sostenibilidad medioambiental ya llevamos bastante tiempo trabajando. Nuestra posición sobre medio ambiente tiene un largo recorrido y recorrido significa que, desde la Comisión de Medio Ambiente, desde la Red Española de Ciudades por el Clima, de la que fui Presidente, desde la Red de Municipios +Biodiversidad, y otras, ya estamos trazando una agenda local que ahora se ve reforzada por la Agenda 2030, y por algunos, y muy importantes, de los 17 ODS que marca esa Agenda 2030. Estamos ya trabajando, por tanto, y reforzaremos nuestras actuaciones en una dinámica en la que tiene que entrar el conjunto de este planeta. 

¿Somos decisivos los Gobiernos Locales, también, en esta transición ecológica, en este frenar el cambio climático? 

Sin ninguna duda. Somos los más importantes porque una parte del desajuste se produce en las ciudades, por un transporte ineficiente, por industrias ineficientes, por modos también ineficientes de hacer las ciudades. Y todo esto tiene que cambiarse. Tenemos que ir a ciudades compactas, tenemos que ir a ciudades de ahorro enérgico, ciudades con otras formas de transporte local y otras formas de conectividad entre las ciudades. Tenemos que hacer un paradigma completamente distinto y las ciudades estamos en ello. Y muchas veces, como en el caso de España, con un escasa y exigua financiación, pero en ello estamos. 

Financiación, competencias, despoblación, transición ecológica… Aun dos escenarios más, muy concretos. Por ejemplo: cosas que hacer desde los Ayuntamientos, desde los Gobiernos Locales, con los mayores, hacia los mayores. 

Ahí tenemos que hacer un desarrollo de política muy importante. No solamente en pensiones desde el conjunto del Estado, sino también en la calidad de vida que damos los Ayuntamientos. Hay que hacer actividades para la gente más mayor: actividad de ocio, actividad de deporte, actividad de cultura… 

Pero hay que hacer, además, algo muy importante porque una parte de la población mayor vive en soledad. Estamos teniendo un problema de aglomeración en ciudades y soledad dentro de esas ciudades, y también le tenemos que hacer frente: hemos de encontrar y trazar un nivel de acción y de actividad para los mayores porque contribuyen a hacer la ciudad, contribuyen muchísimo, no sólo porque tiran del resto de la familia sino por sus ideas, porque muchas veces dedican su tiempo libre a hacer ciudades. 

Tenemos que prestarles mucha atención y dinamizar la cooperación con los mayores para construir la ciudad.

Y el futuro: los jóvenes. ¿Qué hacer por los jóvenes, hacia los jóvenes, desde los Ayuntamientos? 

Ésta es la gran cuestión. Las generaciones nuevas muchas veces vienen desanimadas y vienen muy formadas. Tenemos que ser capaces de transmitirles que las ciudades son de ellos, que son parte integrante, importantísima, del núcleo duro de la ciudad. Tenemos que hacerles saber cuánto esperamos de ellos para construir la ciudad y las ciudades en el futuro. En su formación también hay que actuar -en Vigo, los chicos se van todos los años con una beca de inglés a Inglaterra, por ejemplo-; pero tenemos gente joven se incorpore al proceso de construcción de la ciudad… Tenemos que hacer un trazado de incorporación de los jóvenes a la construcción de la ciudad, que sientan que la ciudad es de ellos. 

“Los Ayuntamientos hemos hecho de la política local, la política total” es una frase que usted repite y subraya. Instalados en ella, díganos: ¿en esa política total, qué papel o papeles deben jugar a partir de ahora los Ayuntamientos? 

Hacer Estado. Y hablar de los grandes temas del transporte, de los grandes temas de la configuración medioambiental y climática, de las políticas sociales; hablar de los grandes temas del avance de las industrias, de las nuevas tecnológicas, de I+D+i... Las ciudades del año 2020 no son las ciudades del 78, son ciudades completamente distintas, ciudades dinámicas que participan en todo… Por tanto, necesitamos reforzar los gobiernos de las ciudades y la participación de éstas para que jueguen el papel que necesitan jugar. 

Este 2019 hemos conmemorado el 40º aniversario de las primeras elecciones democráticas con la Constitución del 78, 40 años de Democracia Local. ¿Abel Caballero cómo imagina los Ayuntamientos dentro de cuarenta años? 

A mí me gustaría imaginarlos como Ayuntamientos verdes, con transportes no contaminantes, urbanismo compacto, diálogo social permanente. Las ciudades son el diálogo permanente, tenemos que convertir las ciudades en un dialogo sobre el propio futuro de cada una y sobre el futuro del conjunto. Y las ciudades, además, han de estar conectadas y ser muy solidarias con los pequeños y medianos Ayuntamientos para evitar la despoblación. En consecuencia, articular y lanzar el proyecto de la Agenda 2030 que es el nuevo papel de lo local en el ámbito de un mundo globalizado. 

La última pregunta nos lleva al principio: ¿cuando termine este mandato cómo le gustaría que fuese recordado su papel? 

Soy poco pretencioso, no pretendo ser recordado de ningún modo. Simplemente hago mi trabajo con una dedicación total. Creo mucho en el municipalismo, creo en el papel de la FEMP y la FEMP no es Abel Caballero, su Presidente: la FEMP somos todas las Alcaldesas y Alcaldes que la componemos. 
 
 
Abel Caballero

Abel Caballero

Carta Local nº 331, enero de 2020.pdf