FEDERACION ESPAÑOLA DE MUNICIPIOS Y PROVINCIAS

21 Abril 2018

El pesimismo no es un buen aliado contra la despoblación

Edelmira Barreira,Comisionada del Gobierno frente al Reto Demográfico



La FEMP puso la despoblación en la agenda política nacional, después en la europea, y ahora, cuando va a cumplirse un año desde la creación del Comisionado del Gobierno frente al Reto Demográfico, hablamos con su máxima representante. Edelmira Barreira explica en Carta Local qué ha supuesto la constitución de este organismo, el trabajo desarrollado y, sobre todo, cómo entiende que se puede afrontar el problema de la despoblación desde las diferentes instancias administrativas y políticas.

¿Está satisfecha del trabajo realizado hasta ahora?


Cuando el Presidente del Gobierno y los Presidentes autonómicos acordaron abordar la problemática asociada al reto demográfico, asumieron que atender a los fenómenos en la evolución de la población, que se vienen produciendo desde hace años y décadas, demanda un planteamiento transversal, de medio y largo plazo. No podemos esperar soluciones de eficacia instantánea, pero era esencial colocar este problema en la agenda política.

¿En qué se ha avanzado realmente durante este año?

Creo que, entre otras cosas, hemos logrado avanzar en la sensibilización necesaria para abordar los desafíos demográficos y la despoblación. De forma que estos problemas encuentren ya reflejo en las iniciativas que está adoptando el Gobierno como, por citar un ejemplo, el borrador de Plan de Vivienda, donde se atiende a las necesidades del envejecimiento, los jóvenes o las familias, pero también a la realidad en el medio rural. Y también, en la adopción de iniciativas concretas, como el importante impulso que se está dando para favorecer la conectividad a Internet en zonas remotas o con dificultades de acceso. Así, este año se ha incrementado en un 58% la cuantía de las ayudas para la extensión de redes de muy alta velocidad, y se ha puesto en marcha un nuevo programa de subvenciones para la contratación de servicios de banda ancha de alta velocidad, para personas, emprendedores, asociaciones o Ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes. O la definición de un Plan de Territorios Inteligentes, en el que se incorporan como novedad las comunidades rurales. De la misma manera, en la atención a colectivos prioritarios, se está trabajando en medidas especialmente dirigidas a las mujeres y los jóvenes en el medio rural. Y nuestra voluntad es incorporar compromisos y medidas que puedan contribuir a esta gran tarea, con un planteamiento transversal y de futuro.

Según los datos que se manejan, unos 4.000 municipios de los 8.125 que actualmente hay en España se encuentran en riesgo más o menos severo de extinción a medio y largo plazo. ¿Está de acuerdo con este diagnóstico?

Creo que debemos aproximarnos a los datos con realismo, pero no con resignación, sino con voluntad de hacerlos reversibles en la medida de lo posible. La despoblación es un problema complejo y con una larga evolución en nuestro país y, como tal, debemos abordarlo. Y, más allá de los datos, es justo reconocer la contribución y el esfuerzo que hacen muchas personas en España que viven en los pueblos, precisamente, por mantenerlos vivos, y es necesario ofrecerles respaldo y apoyo.

En una reciente declaración pública señaló que el problema de la despoblación “tiene solución si confiamos en nosotros mismos y somos capaces de reivindicar el valor de los pueblos”. ¿Qué quería decir con ese mensaje?

Un elemento importante para afrontar el problema de la despoblación es ofrecer una imagen positiva de nuestros pueblos, y reivindicar su valor singular, en la medida en la que ofrecen un estilo, modo y calidad de vida muy diferente al de las ciudades. Es preciso evitar un mensaje negativo, porque el pesimismo no es un buen aliado para hacer frente a la despoblación. Difícilmente podemos mantener y atraer población allí donde se pierde, asumiendo equivocadamente que no tienen nada que ofrecer.

Afrontar el reto demográfico y salvar a los territorios rurales españoles despoblados, ¿es un problema de dinero o más de voluntad política?

Creo que es también cuestión de coordinación. Porque se están haciendo importantes esfuerzos, a diferentes niveles: Ayuntamientos, Diputaciones, Gobiernos Autonómicos y también el Gobierno de España, y es conveniente hacerlo de forma coordinada, buscando coincidencias a la hora de identificar los problemas y objetivos, sinergias entre las políticas y actuaciones, y optimización de los recursos invertidos.

Aunque de verdad se tomen medidas con un cierto grado de eficacia futura, ¿cree usted que habrá pueblos y zonas que están condenadas a la desaparición, que ya no tienen remedio posible?

Creo que, por desgracia, se han visto demasiados casos de pueblos y lugares prácticamente abandonados, por distintas circunstancias, y no podemos olvidar que supone una gran pérdida para nuestro patrimonio cultural, para nuestras tradiciones y para nuestra identidad como país. Y no debemos renunciar a conservar una parte tan importante de nuestras raíces.

Europa, o al menos su Parlamento, parece que comienza a tomarse en serio el problema. ¿Qué le parecen las medidas que proponen? ¿Serán suficientes para frenar el proceso, sobre todo en España?

Creo que la colaboración de la Unión Europea es fundamental para hacer frente al reto demográfico y la despoblación. De hecho, uno de nuestros principales cometidos es trabajar por esa implicación de las instituciones europeas, de forma que se tengan en cuenta los desafíos demográficos en sus políticas y también en sus presupuestos. Ya hemos mantenido diversas reuniones con diferentes instancias de la Comisión, para transmitirles la importancia de que en Europa se tengan en cuenta los problemas demográficos, así como en el Parlamento Europeo, precisamente cuando se presentaba en Comisión el informe sobre el despliegue de los instrumentos de la política de cohesión por parte de las regiones para afrontar el cambio demográfico.

¿En qué deberían concretarse esas medidas, desde la Comisión Europea, para que realmente lleguen a los territorios afectados?

Es importante destacar que el Informe señala que la política de cohesión debe desempeñar un papel más prominente a la hora de hacer frente al cambio demográfico y la pérdida de población, y que debe adoptar medidas proactivas en este sentido. De la misma manera que señala que el marco financiero plurianual posterior a 2020 debe dar un impulso decidido y contundente a los desafíos demográficos, considerando la situación y evolución demográficas actuales, y estudiando elementos que permitan valorar su diferente incidencia en los territorios, y las diferentes necesidades que ello plantea.

Los Gobiernos Locales reclaman que se les escuche y estar presentes en las tomas de decisiones y en las estrategias de aplicación de las medidas. ¿Está de acuerdo? ¿Hasta dónde debería llegar a su juicio esa presencia activa de las autoridades locales?

Son y han de ser un elemento fundamental, como Administración más cercana al ciudadano. Nuestra voluntad es contar con los Gobiernos Locales, que tantos esfuerzos están haciendo para atender a una realidad demográfica que viven en primera línea y a veces en primera persona. Es justo reconocer el trabajo diario y también la iniciativa de tantos Ayuntamientos para defender su futuro y la implicación de las Diputaciones en la atención a diferentes necesidades a nivel local. Conocen y sufren los problemas y han de ser parte de la solución.

Para finalizar, ¿lo que ha vivido hasta ahora en el cargo le permite decir que el Gobierno que la ha designado está concienciado de la magnitud del problema de la despoblación, que se ha “puesto las pilas” para solucionarlo?

Creo que colocar el problema en la agenda política era un paso esencial. Sería un error creer que el problema de la despoblación afecta únicamente a las zonas que lo sufren, al que se puede dar la espalda sin más, y establecer una dualidad entre pueblos y ciudades, como si los unos no tuvieran que ver con los otros, cuando son complementarios. Cualquier sociedad avanzada debe aspirar a un desarrollo equilibrado, en todos los términos. Y ese debe ser el objetivo general, contando con la colaboración de todos. 
 
Edelmira Barreira

Edelmira Barreira

Carta Local nº 311, marzo 2018.pdf