FEDERACION ESPAÑOLA DE MUNICIPIOS Y PROVINCIAS

25 Septiembre 2017

Máxima coordinación para evitar los incendios forestales

El sábado 17 de junio se desató en Portugal el incendio más mortífero de su historia. Al menos 64 muertos y 135 heridos fueron las víctimas de un fuego devastador que siguió expandiéndose durante días fuera de control. Tan sólo unos días antes se reunía en Madrid el Comité Estatal de Coordinación de Incendios Forestales para ultimar la campaña de verano. El mensaje fue concluyente: dadas las condicionesmeteorológicas previstas es imprescindible mantener la máxima coordinación y el compromiso de todos, Administraciones y ciudadanos, en la lucha contra el fuego durante la época de máximo riesgo, desde el 15 junio al 31 de octubre. Todos coinciden: “El riesgo en los bosques es elevado”.



Las altas temperaturas que se registran   en España desde primeros de junio   han puesto en máxima alerta a todos   los organismos involucrados en la   lucha contra los incendios forestales. Las previsiones climáticas no son  muy optimistas pues según los datos facilitados por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), los últimos meses han registrado temperaturas más altas en comparación con la media histórica.  

Los datos de febrero, marzo y abril, con   incrementos de más de medio grado, un   grado y dos grados, respectivamente, son muy significativos. Un ejemplo concreto   son los 39,8 grados centígrados   registrados en Zamora a mediados de   junio, que se han convertido en la temperatura   máxima más elevada jamás vivida   en esta ciudad desde que se tienen   registros, es decir, desde el año 1920.  

Además, según el Centro de Coordinación de la Información Nacional sobre   Incendios Forestales, hasta el pasado 31  de mayo, la superficie forestal quemada   ascendió a 38.200 hectáreas (en 6.119 incendios), una cifra que se sitúa por   encima de la media de la última década, aunque lejos de los años con más siniestros   registrados.  

En consecuencia, teniendo en cuenta estas previsiones que anuncian altas   temperaturas y pocas lluvias, con un significativo déficit hídrico acumulado   a lo largo de los primeros meses del   año, desde los Ministerios del Interior y   de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) se insiste en que la prevención es la mejor política   para evitar incendios, a la vez que piden el máximo esfuerzo de coordinación entre Administraciones. “La coordinación y la colaboración entre todas las autoridades   competentes es la garantía del éxito   ante un siniestro”, sostiene la ministra   Isabel García Tejerina.  

Fuegos provocados  


También reclaman el compromiso de toda la sociedad en la lucha contra los  incendios forestales, “ya que suponen la pérdida de un patrimonio común, que estamos obligados a conservar para las generaciones futuras”, y piden a los ciudadanos que extremen la precaución   cuando disfruten del medio ambiente, “pues más del 95% de los incendios forestales se producen por la acción humana”.  

El Estado complementa la acción que corresponde a las Comunidades Autónomas   en virtud de sus competencias en Protección Civil y gestión forestal, aportando medios de titularidad estatal y facilitando la incorporación de medios de otras Administraciones, así   como la ayuda internacional, cuando ésta resulte necesaria.  

Para ello, en el ámbito europeo, Protección Civil participa todas las semanas,   desde el 15 de junio y hasta el 31 de octubre,  en una videoconferencia coordinada   por el Centro Europeo de Respuesta y Coordinación (ERCC) junto a   países del arco mediterráneo (Francia, Portugal, Italia, Grecia, y Croacia) para realizar un seguimiento de la temporada   de incendios en esta zona.  

Este verano, la Administración Central  ha organizado un dispositivo similar al de años anteriores, reforzado con   dos aviones más de Comunicaciones  y Observación (ACO), en total cuatro, y nuevas herramientas tecnológicas como cuatro vehículos aéreos no tripulados   de refuerzo (drones) para uso  nocturno posicionados en León, Zaragoza,  Cáceres y Albacete.  

Otra novedad es el sistema informático Hermes, que el Mapama ha incorporado   al dispositivo para mejorar la gestión de los medios globalmente. Este sistema permite tener localizados y a la vista todos los medios aéreos de extinción que trabajan en el mismo   momento, tanto los propios como los de las Comunidades Autónomas.  

También, la Guardia Civil tiene previsto llevar a cabo investigaciones más cualificadas   y más vigilancia en las zonas sensibles. Para ello, el Seprona, que   destinará 4.500 agentes a la campaña de verano, ha incorporado en su “enfrentamiento”   al fuego a su grupo de   elite, la Unidad Central Operativa de   Medio Ambiente (UCOMA), para investigar los incendios especiales, es decir  lo que son intencionados. El objetivo es claro: que ningún de ellos quede   impune.   
 
Incendio Forestal

Incendio Forestal

Carta Local nº 304, julio-agosto 2017.pdf