FEDERACION ESPAÑOLA DE MUNICIPIOS Y PROVINCIAS

23 Febrero 2018

Navaleno: “Demandamos igualdad de oportunidades y servicios con el medio urbano”

España tiene un problema con su medio rural que no existe en otro país de Europa y hay que tratar de superarlo conectando campo y ciudad a todos los niveles. Las infraestructuras viarias son importantes pero internet y la cobertura móvil son imprescindibles para evitar la brecha digital que ya empieza a ser endémica. Si no queremos que haya ciudadanos de primera y segunda categoría el acceso a los servicios de las TIC’s debe ser considerado un derecho fundamental de las personas.



Estas afirmaciones y argumentos son de Paulino Eduardo Herrero, Alcalde de Navaleno, un municipio del noroeste de Soria, enclavado en la comarca de Pinares, que cuenta con 783 habitantes. En los últimos 15 años ha perdido 213. La media de edad del municipio es de 47,5 años, alta para el conjunto de España, pero sin embargo baja en el ámbito provincial.

Navaleno ha sufrido la crisis económica de forma aguda, perdiendo 150 empleos y servicios básicos importantes, como el cierre de la Residencia de Mayores que gestionaba la Diputación Provincial, el cierre de la oficina de Caja Duero por la reestructuración bancaria y el traslado de los cursos 1º y 2º de ESO al IES más cercano. Esto ha supuesto “un duro golpe del que nos estamos reponiendo, pero servirá para hacer un replanteamiento de futuro”, afirma el Alcalde, que lamenta que la pérdida de estos servicios se haga por criterios de ahorro de costes –“ahora lo llaman eficiencia económica”- sin que el elemento humano merezca atención.

El sector económico con mayores perspectivas de desarrollo en el municipio es el turismo y el sector servicios, debido al “impresionante patrimonio natural”. El sector primario es testimonial, pero tiene futuro en la ganadería extensiva y actividades silvícolas. El sector industrial, aunque venido a menos, emplea a 65 trabajadores en muebles, carpinterías, pellets y agroalimentaria.

La gravedad del problema de la despoblación en Navaleno, como nos cuenta Herrero, se manifiesta en la marcha de jóvenes y familias enteras, y en el desequilibrio demográfico derivado de ello en términos de envejecimiento de la población y ausencia de natalidad. “Si a eso añadimos la reducción de la cobertura de los servicios básicos bajo criterios de eficiencia y no de igualdad de oportunidades, es fácil entender la dimensión de lo que hablamos”.

Por eso, el Alcalde cree que, además de solucionar la brecha digital son necesarias otras medidas de distribución de renta y rebaja fiscal que promuevan un medio rural atractivo para vivir. “No queda tiempo para actuar, hagámoslo antes de que sea tarde”. Y pone como ejemplo la reducción del impuesto de sociedades de las empresas instaladas en el medio rural, como se acaba de aprobar en Portugal.

El daño ya está hecho

“No hay nada que remedie el daño causado” y pese a ser conscientes de que “nosotros solos no podemos revertir la situación”, el Consistorio sí hace cosas para que el pueblo se vea como un lugar atractivo para vivir y no sólo para veranear. El pasado 26 de octubre el Pleno del Ayuntamiento una serie de medidas que van en este sentido, en concreto la exención del ICIO a menores de 36 años, siempre que la vivienda constituya residencia habitual y permanente; el alquiler social de vivienda a familias con niños; la construcción de vivienda de protección oficial en régimen de cooperativa, con aportación de terrenos a la mitad de precio del mercado y exención del ICIO; subvenciones a la compra de suelo industrial; y otras medidas que facilitan el desarrollo de infraestructuras hoteleras y turísticas.

“Es pronto para afirmar que estas medidas estén dando resultado”, apunta Herrero, pero una familia procedente de Madrid ya se ha beneficiado de la exención del ICIO y “lo importante es que desde fuera se nos vea, que nos perciban como un Ayuntamiento que nos ponemos a disposición del interesado en vivir en el medio rural”.

¿Soluciones para frenar el problema de la despoblación?

El Alcalde lo tiene claro: la despoblación en España afecta al interior y, sobre todo, a cuatro provincias: Soria, Teruel, Cuenca y Zamora. “Dadas las características demográficas de España la solución sólo puede venir de la repoblación, y aquí hay que ser radicales aceptando a los extranjeros y procurando que arraiguen. Pero para que vengan necesitamos un programa de desarrollo rural eficaz y ahí el papel fundamental lo deben desempeñar los Gobiernos Central y Autonómico, que son quienes tienen las competencias en lo material”.

En su opinión, el Gobierno Central ha renunciado a ejercer sus competencias y los Gobiernos Regionales tienen una visión unisectorial (agricultura y ganadería). “Por tanto, los que vivimos en el medio rural estamos perdidos si no somos capaces de que nuestros políticos se enteren –primero- del grave problema de despoblación que tiene la España interior, y –segundo- sean capaces de articular una política de desarrollo rural eficaz que nos permita encarar el problema”. Y aquí viene “la madre del cordero”, porque “ello supone modificar todas las estructuras del medio rural, incluso el modelo de gobernanza”.

Paulino Eduardo Herrero desgrana las que a su juicio son medidas necesarias. Primero, evitar una legislación excesiva y que ésta sea “más flexible y neutra”, ya que casi siempre afecta de distinta manera y peor a quien vive en el campo.

Segundo, que las medidas no vayan dirigidas solamente a sectores económicos y mucho menos ser “unisectoriales”, sino deben tener un enfoque territorial e integral, en base a una estrategia previamente diseñada por los agentes locales y técnicos que tenga en cuenta todas las potencialidades endógenas del territorio. Además, que los fondos sean finalistas, de forma que no vayan a otro territorio si no se agotan en el primero. “En este escenario –señala Herrerolos políticos perderán el control de sus políticas y no estarán al servicio de los grupos de presión”. “El medio rural, por el contrario, necesita políticas a largo plazo y para territorializar los fondos se necesita analizar las provincias por comarcas”, añade.

Tercero, cambiar las ayudas de la Política Agraria Común. “No puede ser que en España la estén cobrando 350.000 personas mayores de 65 años o herederos que no trabajan en el campo”. Herrero denuncia que la mayor parte del fondo FEADER que llega al medio rural va para un solo sector de población y que ello ha incidido directamente en la despoblación y en el incremento de precios del sector inmobiliario. “Muchas veces no hacen falta más fondos sino utilizar mejor los que tenemos”, afirma.

Por último, alude a la educación, “debe adaptarse al territorio y crear centros de FP y universidades que enfoquen su enseñanza a lo que necesita el territorio”, y a que lo más importante del territorio son las personas. “Hay que escucharlas, porque son quienes mejor conocen los problemas y las soluciones y hay que hacer políticas de abajo a arriba”. Por eso, cree que sería muy interesante reactivar la Ley 45/2007 para el Desarrollo Sostenible del Medio Rural y su Plan Estratégico de 2010. “Ambos están en vigor pero el Gobierno ha renunciado a su aplicación precisamente por lo que suponía de novedoso, innovador y acercamiento a la metodología “leader”, donde nuestros políticos no se sienten cómodos por lo que supone de pérdida de poder”.

El Alcalde de Navaleno acaba con una reflexión: “A veces podemos dar imagen de quejicas, pero no, el medio rural alza su voz demandando igualdad de oportunidades y servicios con el medio urbano. “Quizás ha llegado el momento de hacer una nueva transición española superando el desencuentro desencuentro entre lo rural y lo urbano. Ojalá quede plasmado en el nuevo Texto Constitucional”, concluye.
 
 
Navaleno

Navaleno

Carta Local nº 309, enero 2018.pdf