FEDERACION ESPAÑOLA DE MUNICIPIOS Y PROVINCIAS

15 Agosto 2020

El campo espera a los temporeros

Con la llegada de la primavera dieron comienzo algunas campañas esenciales para la agricultura, como la recogida de frutas. Pero la situación es complicada. Faltan manos y los agricultores están viviendo momentos de inquietud e incertidumbre porque muchos temporeros no han podido llegar debido al confinamiento. Miles de trabajadores son necesarios y sin ellos hay cosechas que pueden llegar a perderse. En Carta Local hemos hablado con Alcaldes de diferentes zonas de España sobre esta situación.



El campo necesita en estos momentos miles de trabajadores para afrontar la recogida de algunos alimentos, como las frutas de hueso, los espárragos o los ajos. Pero las restricciones de movilidad y las estrictas medidas sanitarias a raíz del coronavirus han impedido la llegada de los temporeros, que permanecen confinados en sus casas. Los que vienen de fuera del país no han podido salir de sus lugares de origen. Por ello, la situación es muy preocupante en aquellos lugares donde la mayor parte de la cosecha es recogida exclusivamente por inmigrantes. 
 
A principios de abril, el Gobierno aseguraba que faltaban alrededor de 150.000 personas para cubrir la campaña de recogida, que ha empezado ya en Murcia y Andalucía y se inicia ahora en Aragón, La Rioja y Cataluña. Ante esta esta situación, el Ejecutivo planteó una serie de medidas recogidas de un decreto ley, convalidado por el Pleno del Congreso de los Diputados el pasado 22 de abril, para flexibilizar la contratación en el campo ante la falta de mano de obra por la crisis del coronavirus, y que permite la contratación de parados que seguirán cobrando la prestación por desempleo, así como de colectivos de inmigrantes. (Ver información anexa en pág 23). 
 
Alcarrás
 
Alcarrás es un municipio perteneciente a la provincia de Lleida, situado al oeste de la comarca del Segriá, en el límite con Aragón y a la derecha del río Segre. Alcarràs es también la capital del Baix Segre, una de las mayores zonas de producción de fruta de hueso Europa. La epidemia cogió a los agricultores preparando la campaña, que arrancó a mediados de abril con la recogida de la cereza y el albaricoque, y llegará hasta el verano. En el Baix Segre, según los datos de la Asociación Empresarial de la Fruta, la campaña moviliza cada año 40.000 trabajadores temporales. Pero este año no están. El Alcalde de Alcarrás, Manel Ezquerra, en conversación con Carta Local, analiza esta situación con mucha preocupación: “Sí, porque somos uno de los municipios que tenemos más temporeros de España respecto a nuestra población y en verano aumentamos con la recolección de la fruta de hueso un 50 % más de habitantes. Somos 10.000 habitantes y calculamos que podemos llegar a 5 000 personas más”. 
 
La falta de temporeros está llevando a las explotaciones agrarias familiares del municipio a presionar al Ayuntamiento para que les ayude “a hacer de altavoz de esta problemática” y conseguir que finalmente puedan llegar desde diferentes puntos de España y Europa, algo que, según Ezquerra, puede conseguirse tras la aprobación de las últimas normativas sobre movilidad, aunque no en el número deseado. 
 
“Tememos que no vengan muchos porque la pandemia está extendida por todo Europa y eso hace seguramente que mucha gente tiene miedo. Se ha hecho un llamamiento general a estudiantes, a gente que está en el paro, para que se impliquen en colaborar trabajando y poder ganar unos dineros. Y estamos haciendo este llamamiento que ha despertado interés”, señala el Alcalde de Alcarrás.
 
Debido a la crisis del coronavirus, el Ayuntamiento de Alcarrás ha adoptado diversas medidas fiscales como el aplazamiento de los pagos correspondientes al mes de marzo, como el impuesto de vehículos, que de momento está suspendido. También el de basuras para los comercios e industrias que tienen que estar paradas, “porque no tiene sentido que tenga que pagar”. Y más adelante, ya pensando en la reactivación económica, “hará falta que bajamos el impuesto de obras del 3% al 2% para intentar fomentar la actividad económica y también el de las terrazas de la hostelería, que suspendemos definitivamente durante todo el año. Cuando puedan abrir les dejaremos gratuita la tasa”, concluye Manel Ezquerra. 
 
Torre del Burgo
 
Millones de kilos de espárragos surgen cada temporada de las tierras de Torre del Burgo, un pequeño municipio de la provincia de Guadalajara, de apenas 100 vecinos, que tiene el récord de ser la zona de España con mayor número de ciudadanos búlgaros, según los datos del INE. Precisamente los espárragos tienen la culpa. Los búlgaros fueron los primeros inmigrantes que llegaron a trabajar en las empresas agrícolas del municipio y luego se corrió la voz y empezaron a llegar familiares y conocidos procedentes de aquel país. 
 
Situado en el valle del río Badiel, Torre del Burgo se ha convertido en primera potencia mundial en producción de espárrago verde y las cosechas se pesan en toneladas. Pero su recolección debe hacerse de un modo artesanal, es decir arrancando de la tierra cada espárrago a mano y de uno en uno. Por ello es necesario una gran cantidad de mano de obra. Este año la cosecha peligra. 
 
La situación la resume a Carta Local el Alcalde, José Carlos Moreno: “Las empresas están a media plantilla y, en consecuencia, están cogiendo más o menos la mitad de la producción. Aunque ya tienen los billetes sacados, no han llegado a salir de Bulgaria, porque en principio casi todos son búlgaros o lo han sido hasta ahora”. 
 
Según las primeras estimaciones, las empresas necesitan más de 300 trabajadores para poder completar sus plantillas y, aunque la campaña que comenzó el 20 de marzo concluirá en junio, las previsiones no son muy optimistas y alguna empresa se ha llegado a plantear no recoger este año los espárragos. “Con la situación actual podría perderse parte de la cosecha, estoy convencido, y esto supondría un desastre”, señala Moreno, quien concluye: “Lo triste es que este año hay un espárrago espectacular. Ya los he probado; los he metido en la cazuela y están de lujo asiático”. 
 
Lepe
 
Lepe es el segundo municipio más poblado de la provincia de Hueva. Allí el 74% de la superficie de cultivos herbáceos de regadío se dedica a la fresa y otros frutos rojos. Los temporeros necesarios son aproximadamente mil y, aunque muchos de ellos no han podido llegar, por los problemas derivados del confinamiento, la campaña pudo iniciarse con cierta normalidad al haber comenzado a mediados de febrero. 
 
El Alcalde, Juan Manuel González, dice que los productos agrícolas se están recogiendo principalmente con trabajadores que vienen de la sierra de Huelva y de otros pueblos y con el colectivo de inmigrantes que en Lepe es muy numerosos. “Nosotros colaboramos con la limpieza, recogida de basuras, hemos puesto contenedores, estamos llevando agua y a todos los que están legales en España los hemos podido ubicar en diferentes módulos que ya tienen preparados los agricultores. Pero hay gente que también está ilegal y ahí podemos hacer bien poco”, señala el Alcalde. 
 
Efectivamente, muchos de los trabajadores están legalizados y tienen el permiso de trabajo correspondiente, pero otros viven en diversos asentamientos en condiciones muy precarias. “Según el último estudio de la Junta de Andalucía era unos 460, pero yo creo que son más y pueden llegar a los 600. Están en asentamientos y necesitan ayudas, de agua y alimentos, que tanto la Junta Andalucía como el Ayuntamiento de Lepe y algunas ONG estamos tratando de proporcionar”, afirma González. 
 
Alcázar de San Juan
 
Desde hace 27 años Alcázar de San Juan, en concreto en su EATIM Cinco Casas, recibe un alto número de inmigrantes, fundamentalmente de nacionalidades marroquí y rumana, con la esperanza de encontrar trabajo en la recolección de frutos de temporada como ajo, melón, sandía, pimientos, calabacín o uva. Pero la campaña de recogida aún no ha comenzado. Lo hará a principios de junio y concluirá a mediados de septiembre, lo que permite a la Alcaldesa, Rosa Melchor Quiralte valorar este horizonte con cierto optimismo.
 
“Este año, como de todos es sabido existe un factor mundial como es la pandemia producida por el COVID-19 pero eso no debe impedir que se garantice el personal suficiente para la recolecta de estos productos alimenticios de primera necesidad”, dice. Rosa Melchor apunta que en las últimas temporadas han existido algunos factores que “han modificado sustancialmente la realidad social con respecto a las anteriores”, como el aumento de trabajadores comunitarios y también de aquéllos que han acudido por primera vez y de los que no tienen residencia durante la campaña. 
 
Por todo ello, desde el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan desde hace 4 años se ha puesto en marcha una intervención con la colaboración de Cruz Roja cuyo objetivo es mejorar las condiciones de vida del colectivo de trabajadores, facilitar la inserción laboral, mediar entre los empresarios y los trabajadores y facilitara la adaptación de estos colectivos a la comunidad. Un proyecto que entre técnicos contratados y voluntarios suele contar con 10 ó 12 personas. 
 
 
Documentos relacionados

Documentos relacionados

Temporeros

Temporeros

Carta Local nº 337 Julio Agosto 2020.pdf