FEDERACION ESPAÑOLA DE MUNICIPIOS Y PROVINCIAS

17 Diciembre 2018

Un pacto entre lo rural y lo urbano para revertir la despoblación

Ahora es posible un pacto entre el mundo rural y el mundo urbano. Los pueblos necesitan a las ciudades y éstas a aquéllos, si el objetivo es garantizar el futuro del planeta. Las grandes concentraciones urbanas no son viables ni podrán ser sostenibles si continúan creciendo y la vida en los pueblos seguirá desapareciendo si no los repoblamos. Ambos mundos tienen que entenderse y llegar a un acuerdo y el mejor lugar posible para lograrlo es la FEMP, porque allí están unos y otros.



De esta forma se manifestó el Secretario General de la FEMP, Juan Ávila, en el transcurso de la Jornada sobre “Desarrollo Rural y Despoblación en Ciudad Real: el Campo de Montiel’ que tuvo lugar en el municipio de Terrinches, organizada por el Ayuntamiento, en colaboración con la Diputación de Ciudad Real y Rural Castilla- La Mancha.  

El representante de la FEMP lo argumentó así: si queremos que el planeta tierra siga existiendo dentro de una veintena de años tenemos que apostar por otra forma de hacer las cosas, por la sostenibilidad. Y no puede haber sostenibilidad si el territorio que ahora está despoblado de gente no se ocupa. “No hay otra opción”, afirmó.  

El problema es el mismo para todos. Una gran ciudad como Madrid, por ejemplo, no es sostenible ahora mismo, como tampoco es sostenible una comarca rural despoblada. “La sostenibilidad de las grandes ciudades pasa por reducir su población, igual que la sostenibilidad de los territorios rurales pasa por cubrir el defecto, es decir que venga esa gente que ahora no está”.

Juan Ávila manifestó estar convencido de que existe la oportunidad y la posibilidad de lograr ese pacto entro lo rural y lo urbano, “con independencia de que queramos o no queramos, de que quieran o no quieran”. “Esta es nuestra ventaja –añadió-, pero para hacerla posible es necesario que seamos suficientemente numerosos en defenderla, y conseguir explicarlo bien para que se vea que el problema es el mismo para los que viven en los territorios rurales y los que no”.

El Secretario General de la FEMP expuso además, entre otras cuestiones relacionadas con las medidas para frenar la despoblación, que es fundamental que el mundo rural no se quede atrás en la revolución digital, “porque el futuro está ahí”. “Hay que defender nuestra agua, nuestro campo, nuestra ganadería, nuestra gente, nuestras industrias agroalimentarias, porque son nuestro presente, pero la revolución digital es nuestro futuro”.  

Al respecto, adujo que lo que costaría que llegase una buena banda ancha a cualquier punto de España, aunque haya un solo habitante, es una cantidad ridícula comparada con el dinero que van generar y ganar con la digitalización las grandes compañías del sector.  

Ávila también se refirió al avance que ha supuesto el que se haya conseguido hablar de la despoblación y de que este fenómeno se convierta en un problema de Estado, “es verdad que hasta el momento solamente a nivel de discurso, pero hemos conseguido que hable de ello el Presidente del Gobierno de España y todos los Presidentes de las CCAA”. “Algún papel ha jugado en este logro la FEMP, no tanto como institución en sí, sino como lugar del municipalismo”, señaló.  

Al respecto, añadió que es fundamental que en relación con la despoblación no solamente hablen los Ayuntamientos, “pero sí que a la hora de poner en práctica políticas públicas para revertir la despoblación, esas políticas las gestionen también los Ayuntamientos y, por supuesto, las Diputaciones Provinciales, porque cuando los pueblos son muy pequeños no disponen de medios administrativos de gestión para poder hacer nada”.  

El representante de la FEMP finalizo con otra reflexión. “Dice mucho de nuestra generosidad cuando decimos que no pedimos dinero, pero el dinero es fundamental, porque si no viene a los pueblos para revertir la despoblación irá a otros sitios, porque el dinero está ahí y hay quien decide a dónde va o a dónde no va”.

La solución, invertir

El dinero, la inversión, es fundamental. El Alcalde de Soria y Vicepresidente del CMRE, Carlos Martínez, ahondó en esta cuestión en la misma mesa de debate en la que intervino el Secretario General de la FEMP, sobre el papel de las Administraciones en la lucha contra la despoblación.  

“La despoblación no les ha tocado a nuestros territorios por azar”, apuntó el Alcalde de Soria. Es la consecuencia de un modelo de concentración de la inversión y del empleo en territorios como Madrid, Cataluña o Euskadi. “Consecuencia de unas decisiones políticas que han optado por primar esos territorios con inversiones públicas e infraestructuras y con decisiones políticas, en detrimento de otros”.  

Y la solución –concluyóestá en el mismo origen que ha creado el problema, es decir, en las decisiones políticas. Hay que cambiar el modelo de desarrollo y esa “tendencia fácil” de invertir allá donde más se ha invertido, donde hay más población".  

Martínez defendió la idea de “tender la mano” a las grandes ciudades para que entiendan que sus mejores aliados para resolver esos problemas están en el entorno rural y en las ciudades medianas y pequeñas, y pidió que se invierta en el desarrollo de políticas públicas que desarrollen infraestructuras y generen oportunidades de desarrollo vital a los jóvenes que habiten o quieran establecerse en estos territorios. El Vicepresidente del CMRE explicó que ya nadie discute que las ayudas de cooperación al desarrollo para el mal llamado “tercer mundo” se tienen que aplicar en esos territorios para que sus habitantes tengan oportunidades de desarrollar su proyecto vital y no tengan que salir a otros países. “Ese mismo problema y esa misma solución la tenemos en la España interior”.  

Carlos Martínez destacó, en otro momento, el papel que ha jugado la FEMP, en el CMRE y de cara a las instituciones, para situar el problema de la despoblación en la agenda política nacional y europea, afirmando que “para los territorios como los nuestros, Europa es la única solución”. Y ello, “a pesar de que se nos ha ninguneado durante años y a que se han pervertido los objetivos que fijaban los fondos de cohesión al pasar por el Estado y por las Comunidades Autónomas”.  

De ahí que el también representante del CMRE pidiera que los fondos de cohesión sean más eficientes y   sobre todo, que lleguen “donde tienen que llegar, donde realmente se necesitan”. Por eso, los fondos tienen que ser finalistas y no pasar por el “ojo de aguja” de las CCAA. “No necesitamos su tutela, ni tampoco la del Gobierno de España. Sabemos nuestras necesidades y podemos ser incluso mejores cumplidores que otras Administraciones de los objetivos que marca la UE con estos fondos”.  

La Jornada sobre despoblación celebrada en Terrinches fue inaugurada por el Presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, el Presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, la Presidenta de la FEMP-CLM, Mayte Fernández, y el Alcalde de Terrinches, Nicasio Peláez, entre otros. 

García-Page aseguró que la despoblación es un fenómeno de escala mundial que hay que abordar desde el punto de vista de la igualdad y la sostenibilidad, corrigiendo las diferenciaciones a través de la creación de infraestructuras y del presupuesto público. En este sentido, anunció el deseo del Gobierno regional de destinar el 50% de los fondos europeos al 17% de la población para que todos los municipios afectados por este fenómeno accedan al doble de fondos que el resto. 

Además, el Gobierno regional está preparando la futura Ley de Desarrollo Territorial Integral, que permitirá hacer irreversibles parámetros de mayor financiación y establecer algunos servicios públicos como derechos. Una ley pionera para “que el acceso al 4G en esta tierra sea un derecho, con financiación pública y exigencia a las operadoras”, para que el derecho a la accesibilidad sea del 100%.

 
Pueblos

Pueblos

Carta Local nº 318, noviembre 2018.pdf