FEDERACION ESPAÑOLA DE MUNICIPIOS Y PROVINCIAS

19 Enero 2020

Pescueza, el pueblo del que ya nadie se quiere ir

«Atención y accesibilidad absolutas. Un municipio de Cáceres se transforma para responder a las necesidades de sus mayores y se convierte en la tabla de salvación del pueblo entero». Con este reportaje de Antonio Castillejo iniciamos una colaboración con el diario digital especializado en los mayores 65ymas.com desde donde elaborarán periódicamente informaciones para Carta Local. El estreno es este viaje a un pueblo que sus mayores presentan así: “Se nos tiene en cuenta, están pendientes de nosotros”. Les invitamos a conocerlo, y a conocer también este proyecto, 65ymas.com, con la firma del Presidente de su Comité Editorial, Fernando Ónega.



El pueblo ha alcanzado gran notoriedad por haber puesto en marcha el programa ‘Quédate con nosotros’, que funciona desde 2011 gracias a la iniciativa de su anterior Alcalde y de la Asociación Amigos de Pescueza, y que busca cubrir las necesidades de las personas mayores, incluyendo iniciativas en materia de accesibilidad y servicios de proximidad al ciudadano, para que no se vean obligados abandonar su pueblo. 

“Soy de Pescueza y aquí tenemos un altísimo porcentaje de población mayor. Por eso un grupo de gente que trabajamos en el sector de los servicios de proximidad y tenemos especial vinculación con el pueblo, la alcaldía y los asistentes sociales decidimos poner en marcha ‘Quédate con nosotros’”, explica Constancio Rodríguez, responsable del área de Desarrollo Local Participativo de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP) y presidente de la Asociación Amigos de Pescueza, que gestiona el proyecto. 

Solucionar las necesidades de los mayores

Como tantos otros municipios españoles, Pescueza envejecía al mismo tiempo que se vaciaba. Sus mayores tenían que abandonar el pueblo para estar correctamente atendidos. En Extremadura existen residencias de mayores en las localidades más grandes, mientras que en las más pequeñas se abrieron en su momento centros de día. 

El Ayuntamiento del pueblo contaba en 2011 con un centro de día construido pero que no había sido puesto en marcha hasta que la Asociación Amigos de Pescueza comenzó con la citada iniciativa. “No queríamos una guardería para mayores, buscábamos algo que realmente responda a las necesidades de la gente”, aclara Constancio Rodríguez. 

A este contexto se sumaba la importancia de responder a las necesidades básicas y perentorias de sus habitantes ancianos: el aseo y la comida. “Las personas más mayores que viven solas tienden a descuidar un poco su aseo personal y a hacer lentejas para tres días. Si se les pregunta te responden que ellos comen bien, pero en realidad no es así. Son de una generación que ha sufrido mucho en el pasado, tienen una capacidad de sacrificio muy grande y se habitúan a cualquier circunstancia, pero a veces comen cualquier cosa”, explican desde la Asociación. 

Ante esta situación, los responsables del proyecto decidieron utilizar el centro de día como base de operaciones para abordar las necesidades reales de los mayores. En la actualidad sirven comida en el propio centro y a domicilio, ofrecen servicio de lavandería, asistencia en el aseo y hasta transporte para quien no puede desplazarse. Algo para lo que cuentan con la ayuda de una furgoneta de nueve plazas con elevadora para sillas y un cochecito eléctrico para llevar y traer a los usuarios por el pueblo.

Por su parte, los mayores lo agradecen. “La vida no cambia mucho, pero todas estas cosas nos ayudan en lo que tenemos que hacer cada día. Es algo muy bueno para los que vivimos en el pueblo”, explican. 

La importancia del consenso

Normalmente, la Junta de Extremadura financia la construcción de los edificios que albergan residencias y centros de día, pero son los Ayuntamientos los encargados de explotar el servicio, lo que lleva a muchos a externalizar subcontratando la gestión a una empresa que les dé el servicio. 

La Asociación Amigos de Pescueza decidió lanzarse a gestionar el centro. Con este objetivo, se presentó al concurso público que a tal efecto se convocó y lo ganó. Pero para realizar la gestión en la forma que querían tenían que ser capaces de integrar en la Asociación la voluntad y el esfuerzo no solo de los usuarios y usuarias, sino también de todas las familias, o lo que es lo mismo, de todo el pueblo. Y lo lograron, ahora suman 115 socios, casi todas las familias del municipio. “El pilar maestro para que todo funcione es el consenso”, sentencia Constancio Rodríguez. 

Un consenso que se ha alcanzado en primer lugar con el Ayuntamiento, al frente del que estuvo hasta las pasadas elecciones José Vicente Granado, “un Alcalde joven y socialmente implicadísimo que ahora se ocupa del SEPAD, máximo órgano extremeño en lo que a Dependencia se refiere, y al que ha sustituido con el mismo entusiasmo Andrés Rodríguez”, apuntan desde la Asociación. A este respaldo se ha sumado también un grupo de voluntarios, la Junta de Extremadura y, lo más importante, todo el pueblo. Gracias a esta unión de fuerzas se ha logrado algo muy importante: crear un sentimiento de pertenencia e identidad. 

Once puestos de trabajo, pasamanos y carril azul

Hoy día, el centro tiene en plantilla una directora con titulación superior, una cocinera y siete auxiliares, todas mujeres del pueblo y alrededores que de otra forma tendrían difícil encontrar trabajo. Además, se ha incorporado una psicóloga, que trata una vez a la semana problemas cognitivos y realiza terapia ocupacional. 

Pero esta plantilla no sólo se ocupa del centro sino también de una pequeña residencia anexa, porque en Pescueza había un grupito de personas mayores que necesitaba una atención más residencial, por lo que se construyeron dos habitaciones anexas al centro, con dos camas cada una, para cuatro personas que da servicio 24 horas al día los 365 días al año. Es más, el Ayuntamiento ya ha aprobado la ampliación a tres habitaciones y seis camas, gracias a lo que ya nadie en el pueblo tiene que irse porque no haya capacidad para atenderle. 

A esto hay que añadir, una vez más, el incondicional apoyo del Consistorio que ha instalado barandillas y pasamanos en las calles para que los mayores se puedan sujetar y transitar con seguridad. También ha habilitado una especie de carril bici, una franja azul señalizada en el pavimento, para que sea utilizado por las personas que necesitan andadores o sillas de ruedas. 

“Esto es también una forma de hacer visible que las soluciones son posibles cuando hay acuerdo entre lo público y lo privado, corresponsabilidad de la gente en el pago de los servicios y compromiso de identidad con un proyecto”, aseguran en la Asociación de Amigos de Pescueza. 

Por último, Constancio Rodríguez se muestra convencido de la exportabilidad del sistema. “Es un modelo que puede funcionar en municipios de hasta 1.000 habitantes, aunque está pensado para municipios de menos de 500, cuanto más pequeño sea el pueblo mejor”. Y conviene no olvidar que en el 80% de los pueblos de Extremadura viven menos de esas mil personas. 
 
 
Documentos relacionados

Documentos relacionados

Pescueza

Pescueza

Carta Local nº 330, diciembre 2019.pdf