FEDERACION ESPAÑOLA DE MUNICIPIOS Y PROVINCIAS

16 Abril 2021

Hacia un modelo de transporte y movilidad más seguro, saludable y sostenible

El confinamiento y las medidas de distancia social precisas a lo largo del estado de alarma y durante el proceso de desescalada han hecho descender el uso del transporte colectivo urbano en porcentajes superiores al 90%, una reducción que ha venido acompañada de déficits económicos para los Gobiernos Locales que, a estos efectos, han demandado Fondos Extraordinarios para su subsanación. Ahora, cuando se aborda la reactivación económica, se mantiene la apuesta por el transporte público y la reducción del vehículo privado, y se abren otras posibilidades de movilidad individual, que van desde la bicicleta o el VMP a los desplazamientos a pie. Las ciudades preparan sus espacios para que los desplazamientos sean más seguros y sostenibles.



El pasado 6 de mayo, los Alcaldes y Alcaldesas de municipios con más de 150.000 habitantes mantuvieron con el titular de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, un encuentro telemático en el que le plantearon la gravedad de la situación del transporte colectivo urbano, con niveles de utilización por debajo del 10% y elevados déficits, y la necesidad de habilitar fondos extraordinarios para su sostenimiento. 
 
El Presidente de la FEMP, Abel Caballero, avanzó que sólo en transporte en superficie el fondo debería ascender a 1.000 millones de euros (el Fondo definitivo que se demanda comprende en total 1.725 entre transporte en superficie y metro). Caballero destacó, además, que es fundamental conjugar otros aspectos importantes como la seguridad o la confianza: “hay que dar confianza al uso del transporte, es central para la nueva normalidad, como lo es también la seguridad en su uso”. El Ministro Ábalos, al respecto, indicó que su Departamento ya está promoviendo posibles ayudas en ese sentido desde la certeza de que el papel de las ciudades será fundamental en la fase de la nueva normalidad. 
 
Oportunidad 
 
La reducción de la circulación de vehículos durante el confinamiento ha traído consigo un elevado nivel en la reducción de emisiones y ciudades menos contaminadas. La obligación de guardar distancia social en los medios de transporte público y la recomendación de utilizar el vehículo propio de forma individual para prevenir contagios en los desplazamientos obligatorios no parece haber repercutido en gran medida en los niveles de emisión. Su uso combinado con el de otras alternativas de transporte recomendadas -bicicleta, desplazamientos a pie manteniendo las distancias, patinetes- y la adaptación de los espacios urbanos a los mismos ha venido a reforzar la idea de que es posible un modelo de movilidad urbana sostenible, saludable y segura -tanto desde el punto de vista sanitario como del relativo a seguridad vial-. Y en este sentido, el camino hacia la nueva normalidad viene acompañado de espacios más amplios para los peatones, más carriles para las bicicletas y/o VMP, nuevas normas, y propuestas más consolidadas de Zonas de Bajas Emisiones en las áreas urbanas. 
 
Desde la FEMP se mantiene la apuesta por el transporte colectivo urbano. Desde la Comisión de Transportes, Movilidad Sostenible y Seguridad Vial se elaboró una serie detallada de propuestas extraordinarias, buena parte de las cuáles se recoge en estas páginas, que así lo demuestra. Propuestas sobre la gestión de la movilidad y sobre cada uno de los modos que contemplan queda recogida, que de modo resumido en las siguientes páginas. El Presidente y el Vicepresidente de esta Comisión, Alfonso Gil, Teniente de Alcalde de Bilbao, y Carlos Calvelo, Alcalde de Arteixo, nos hablan del futuro de la movilidad en municipios grandes y pequeños; y Antoni Poveda, Presidente de RCB, con la bicicleta como protagonista, completa este bloque de Carta Local centrado en la movilidad después de la COVID-19.  
 
 
Documentos relacionados

Documentos relacionados

Transportes

Transportes

Carta Local nº 344, marzo 2021.pdf