FEDERACION ESPAÑOLA DE MUNICIPIOS Y PROVINCIAS

4 Diciembre 2020

La FEMP impulsa el uso del coche eléctrico

Un millón de vehículos convencionales emite al año 1,6 millones de toneladas de CO2. La misma cantidad de vehículos eléctricos emitiría 0,5 millones, algo menos de la tercera parte. La incorporación de modelos eléctricos al parque automovilístico es un buen camino para mejorar la calidad del aire de nuestras ciudades y pueblos y avanzar hacia los objetivos de descarbonización marcados por Europa. Impulsar una red de puntos de recarga es el primer paso de ese recorrido; la FEMP y Red Eléctrica lo están dando.



En nuestro país hay, en la actualidad, unos 4.800 puntos de recarga para coches eléctricos, una tipología de vehículos que, de momento, representa menos del 1% del parque automovilístico. Sin embargo, su importancia a la hora de reducir las emisiones de CO2 derivadas del transporte es muy elevada. Según los cálculos realizados por Red Eléctrica de España (REE), la emisión de CO2 de un millón de vehículos de combustión convencionales es de 1,6 millones de toneladas (Mt) al año. Un millón de automóviles eléctricos emitiría 0,6 Mt en el mismo periodo. Si se sustituyese un millón por el otro, el ahorro de emisiones sería de 1,1Mt de CO2 anuales, que representan el 1,3% de todas las emisiones del transporte por carretera.
 
Y si a ello se sumase la generación renovable de energía eléctrica (un escenario previsto para 2050), las emisiones tanto directas como indirectas serían nulas. Según subrayan los estudios de REE, “la penetración del coche eléctrico, combinada con la descarbonización del mix de generación, es la mejor estrategia para reducir las emisiones del sector transporte”, un sector cuya actividad genera alrededor del 35% de las emisiones nacionales de gases de efecto invernadero (GEI).
 
El horizonte está marcado. El Parlamento y en Consejo Europeo han alcanzado un pacto que prevé la reducción de un 15% de las emisiones procedentes del transporte para 2025 y de un 37,5% en 2030.
 
Y en nuestro país, también se trabaja para favorecer en este sector un modelo compatible con la lucha contra el cambio climático.
 
Avanzar en estos objetivos supone también avanzar en la implantación de coches eléctricos y en el establecimiento de puntos de recarga para generar confianza en los usuarios sobre las posibilidades de recargar la batería de sus vehículos. Las estimaciones presentadas por Red Eléctrica ante un escenario en el que el número de vehículos eléctricos representen un porcentaje alto del parque total, en torno a 2030, plantean pasar de los 4.800 puntos de recarga actuales a entre 60.000 y 90.000 dentro de 5 años; algo más de 100.000 en diez años; y casi 120.000 puntos en quince años.
 
Y en cuanto a las estimaciones de consumo, REE calcula que un vehículo eléctrico consume 15 kWh por cada 100 kilómetros. Un recorrido anual de 14.000 kilómetros y un millón de unidades, arrojaría un consumo total de 2.100 GWh. Esta cifra supondría un incremento de 1% de la demanda eléctrica. A la cuestión de si el sistema eléctrico está preparado para integrar al vehículo eléctrico, la respuesta es afirmativa: “desde la perspectiva de la producción y el transporte, el sistema eléctrico está preparado para la integración de los vehículos eléctricos que se esperan durante la transición energética”.
 
Ciudades con aire limpio
 
El vehículo eléctrico es una buena solución a la hora de mejorar la calidad del aire en las ciudades, una cuestión que, además, exige adoptar modelos de movilidad y de transporte menos contaminantes y reducir el volumen de emisiones. Sobre estas bases el Presidente de la FEMP, Abel Caballero, y el de Red Eléctrica, Jordi Sevilla, acordaron recientemente un marco de colaboración y firmaron un convenio que abre la puerta al desarrollo de la movilidad eléctrica en los territorios. Se trata de la plasmación del acuerdo entre las dos entidades que parte con el doble objetivo de promover el uso del coche eléctrico y la creación de una infraestructura de puntos de recarga.
 
El convenio contempla diferentes líneas de actuación. En primer lugar, el intercambio de información y experiencias en el campo de la movilidad eléctrica En segundo, la formación. Red Eléctrica y la FEMP exploran en este campo la participación en eventos, intercambios, seminarios, jornadas y congresos, considerando los campos de experiencia de cada una de las instituciones.
 
Otra de las líneas es la asistencia técnica el ámbito de la movilidad eléctrica. El acuerdo también prevé la colaboración en la gestión inteligente de los puntos de recarga de los municipios a través del Centro de Control del Coche Eléctrico (CECOVEL), para facilitar el despliegue de los puntos de recarga públicos en todo el territorio.
 
Las actuaciones de colaboración para la puesta en marcha de servicios o suministros se realizarán a través de la Central de Contratación de la FEMP se licite un acuerdo marco para facilitar cuestiones como, por ejemplo, que las Entidades Locales que lo deseen puedan adquirir puntos de recarga inteligente. 
 
 
Documentos relacionados

Documentos relacionados

coche electrico

coche electrico

Carta Local nº 340, noviembre 2020.pdf