FEDERACION ESPAÑOLA DE MUNICIPIOS Y PROVINCIAS

7 Diciembre 2019

Detalle Entrevista

Histórico de Chats

“La Administración Local está trabajando muy bien, con pocos recursos, y su contribución es vital en materia de juventud”

Rubén Urosa Sánchez tomó posesión en enero de su cargo como Director General del Instituto de la Juventud (INJUVE), el organismo público adscrito al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, encargado de promover actuaciones en beneficio de los jóvenes, su participación en la sociedad y el desarrollo de acciones que faciliten su autonomía y emancipación. Urosa habla en Carta Local de los problemas que aquejan a la juventud de nuestro país y de las políticas que deben desarrollarse para solucionarlos, algunas de ellas con un claro componente local.

¿Cómo es la juventud española en 2012?

Es una juventud formada, muy activa y con mucho futuro, que vive un momento muy complicado, en el que las cifras de paro juvenil no son las que desearíamos. Hace pocos meses que entramos en el Gobierno y estamos dispuestos a reducir esas cifras drásticamente y ofrecer a los jóvenes las oportunidades que merecen.

Las cifras de Euroestat muestran un paro juvenil por encima del 50% en España, ¿cómo lo perciben nuestros jóvenes?

Se tiene y se debe recibir mal, pero de todas formas hay que tener en cuenta que la situación de España es muy especial, con unos problemas estructurales diferentes al resto de Europa y con una crisis que nos afecta de forma más acusada, como ocurre también en el caso de Grecia o Portugal. Sin duda, tenemos un problema estructural que debemos arreglar, pero también hay que entender que ha habido cuatro años, cuando ya se veía venir la crisis, en los que el Gobierno anterior no acometió las reformas estructurales que hacían falta y que se están acometiendo ahora.

Jóvenes muy formados que buscan salidas fuera de España, ¿cómo se ve esto desde el INJUVE? ¿Se potencian estas salidas?

Desde hace muchos años estamos en un entorno global  y por eso es normal que ante la crisis y la falta de oportunidades, la gente más cualificada y formada, con dos o más idiomas,  puedan en un momento determinado buscar oportunidades fuera de su país, especialmente en los países de la Unión Europea.

De ahí a lo que se está denominado fuga de cerebros va un abismo. Este Gobierno trabaja para que los jóvenes tengan oportunidades y mientras que las medidas que se están adoptando dan sus frutos y se reduzca la tasa de paro, es lógico que aquella gente con más cualificación esté buscando salidas en otros países.  

Para mí es un momento coyuntural y creo que la mayor parte de la gente que se va de España tiene previsto volver, cuando las circunstancias sean mejores. Por eso, entiendo que no se puede hablar de fuga de cerebros.

¿Qué otras necesidades tiene el colectivo juvenil?

El colectivo joven tiene las mismas necesidades que un adulto, aunque no es lo mismo un joven de quince años que otro de 28 años. Este último, al final lo que busca es tener empleo, un empleo estable y de calidad, dentro de lo posible, y tener acceso a una vivienda. Uno de quince años busca terminar su formación y ocio y tiempo libre de calidad. Digamos que el segmento es muy amplio pero al final tienen las mismas necesidades que el resto de la sociedad, eso sí, con unas características peculiares.

Desde los Gobiernos Locales, de qué manera se puede impulsar la participación de los jóvenes y la satisfacción de estas necesidades

Las Administraciones locales juegan un papel fundamental, por su condición de más cercana al ciudadano y, por tanto, a los jóvenes. El resto de estructuras administrativas, las de las Comunidades Autónomas y la del Estado, deben jugar un papel coordinador. En comunidades tan extensas como Castilla y León o Andalucía, por ejemplo, donde los gobiernos están en las capitales, no puede haber una gestión tan eficaz como la que pueden ofrecer los municipios.

Sin duda, las Administraciones locales están trabajando muy bien, con pocos recursos, y su contribución es vital, no sólo en materia de juventud, sino también en otras áreas.

La FEMP y el INJUVE llevan colaborando desde hace muchos años. ¿Qué valoración se hace de esta colaboración y qué propuestas de futuro se hacen?

La FEMP y el INJUVE comparten proyectos, en el marco del convenio de colaboración firmado entre ambas partes, con criterios de valoración conjuntos y con un seguimiento permanente de los mismos.

En estos momentos se van a priorizar, entre las acciones subvencionables por el convenio, aquellas dirigidas a la emancipación juvenil, haciendo especial hincapié a los programas de formación para el empleo y de acceso a la vivienda. Es lo que toca.

En términos generales, la colaboración desde hace años entre el INJUVE y la FEMP es un ejemplo y es buena para ambas entidades, teniendo en cuenta las limitaciones del Instituto, una entidad dependiente de la Administración del Estado. Recordemos que las competencias en materia de juventud  están transferidas a las Comunidades Autónomas y, por tanto, lo que hace el INJUVE es desempeñar un papel coordinador entre las distintas administraciones.

No obstante, dentro de este papel limitado, la colaboración con los Ayuntamientos sigue siendo un proyecto con mucho futuro, porque la experiencia con la FEMP ha demostrado lo bien que puede funcionar un programa entre la Administración del Estado y la Administración Local, cuando se ha ido de la mano y ha existido una buena coordinación.

 

¿Alguna otra línea de trabajo concreto para este año con los Ayuntamientos?

La Ministra ya anunciado la presentación de un plan estratégico de emancipación juvenil. Aunque el programa parta del INJUVE, la ejecución estará en manos de las Comunidades Autónomas y de los Ayuntamientos. En ese sentido, todas las políticas que se realizan desde el Gobierno, al final tienen como fin último los ciudadanos y aunque el diseño y la planificación puedan estar en manos de la Administración General del Estado, en muchos casos la implementación y la gestión será autonómica y local.

Las necesidades de los jóvenes en el medio rural son diferentes a las del medio urbano. ¿Hay alguna línea de trabajo en este sentido?

Una de las cuestiones que se quiere abordar dentro del plan de emancipación es una línea concreta para entornos rurales, porque efectivamente no tienen nada que ver las grandes urbes con los pequeños municipios. Además, yo creo que especialmente en estos momentos existe un potencial grandísimo de desarrollo económico y de creación de tejido productivo y de empleo en el medio rural.

 
Carta Local nº 329, noviembre 2019.pdf